Congreso de Los Diputados

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Cuando todavía no hemos salido de una de las mayores crisis sanitarias de nuestra historia reciente y con la necesidad de estar unidos, entorno a las familias de las personas que han fallecido víctima de la pandemia y con lealtad a las administraciones públicas que están gestionando la crisis, los poderes públicos deben ir por delante y anticiparse a la se prevé, será una de las mayores crisis económicas de nuestro tiempo. 

Es imprescindible, primero, evaluar sus consecuencias, especialmente económicas, en caída del PIB nacional, y perdidas de puestos de trabajo, que ya están socavando y poniendo en grave riesgo la sociedad del bienestar que durante tantos años y esfuerzos hemos construido entre todos los españoles. Y segundo, poner en marcha políticas públicas que sean palanca de recuperación y estímulo para nuestra economía. 

Una economía para las personas, que no deje a nadie atrás, solidaria, que cohesione territorios, competitiva y generadora de bienestar. Al tiempo debemos proteger nuestra democracia, garantizando la estabilidad políticay social, la pluralidad, el estado de derecho, la libertad y la igualdad de oportunidades. 

Si antes de COVID-19, la lucha contra el cambio climático y sus consecuencias, ya presentes en nuestras vidas, nos situó ante una emergencia climática, hoy se suma la emergencia sanitaria, por la salud y la seguridad y tenemos la obligación de convertir estas emergencias, en oportunidad para mejorar nuestra economía, aprovechando el marco del Pacto Verde Europeo impulsado por la Unión Europea. 

La economía y el medio ambiente ya no pueden seguir cambiando por separado. Los efectos del calentamiento, el debilitamiento de nuestros ecosistemas y su biodiversidad y/o por ejemplo sus derivadas migratorias nos obligan a actuar y hacer un uso inteligente de nuestros recursos, los residuos, el suelo, el agua, el aire o el clima. 

Poner en marcha una Economía Circular que ofrezca a través de la investigación, la innovación,  las nuevas tendencias de la digitalización y de la mano de un nuevo marco regulatorio, nuevas oportunidades de bienestar, es imprescindible.

Es imprescindible mejorar nuestra competitividad, ampliar las inversiones y promover la colaboración publico-privada, apostar definitivamente por la movilidad sostenible, las energías renovables, la rehabilitación sostenible de edificios, la investigación, la innovación, la recuperación de la biodiversidad, el aprovechamiento inteligente de los recursos y afrontar el reto de la bioeconomía,  bajo el marco de la Economía Circular, y con el Pacto Verde Europeo como hoja de ruta para estimular la economía desde el minuto uno tras COVID-19.

Debemos ir por delante. Liderar la salida de la crisis, y acelerar la puesta en marcha de las medidas contempladas en el Pacto Verde Europeo. Poner en marcha una “Economía Inteligente” que haga de los objetivos de neutralidad climática, los cumplimientos de los acuerdos de París, y el European Green Deal el camino para abrir la economía y hacer frente a la crisis económica post COVID 19.

Todas las crisis a largo de nuestra historia han dejado atrás formas de producción, modelos económicos, y empleos tradicionales. Y al mismo tiempo todas las crisis se han convertido en motor de cambio, y definitiva adaptación a sus tiempos. Es nuestra obligación convertir la crisis en oportunidad y promover una  transición justa y, a su vez, estar alerta y establecer mecanismos para anticiparnos  a futuras amenazas.

El Pacto Verde Europeo es un buen y acertado instrumento para impulsar la economía tras la crisis de COVID 19. El foro económico mundial ya en el año 2016, estableció que los beneficios de la economía circular pueden ser claves para aumentar la resiliencia de nuestra sociedad y ha llegado el momento de afrontar cambios, la sociedad española debe liderarlos, con planes, inversión, una activa participación público-privada y la sociedad en su conjunto adaptando nuevos hábitos y usos. 

Por tanto debemos hacerlo entre todos, con políticas inclusivas, de la mano de la sociedad civil, los autónomos, las pymes, las grandes empresas junto a  las administraciones en todos sus niveles, incorporando por ejemplo la compra verde inteligente, y de acuerdo al principio de subsidiaridad, prestando especial atención al papel que deben jugar las administraciones locales, por su cercanía y conocimiento de la economía de las ciudades y pueblos. 

Fue a finales de 2015 cuando la Comisión Europea adoptó la comunicación COM(2015) 614 final “Cerrar el círculo: un plan de acción de la UE para la economía circular.”. En febrero de 2018 España cumplía y se sometía a información pública el borrador de la Estrategia Española de Economía Circular, alineada con el Plan de Acción que la Comisión Europea presentó en diciembre de ese mismo año. El pasado 11 de marzo, la Comisión Europea adoptaba un nuevo Plan de Acción para la Economía Circular, que tiene por objeto adaptar la economía a un futuro ecológico y reforzar la competitividad, protegiendo al mismo tiempo el medio ambiente y confiriendo nuevos derechos a los consumidores.

En España, tenemos todavía mucho por hacer, pues no solo no disponemos de una Estrategia de Economía Circular, repetidamente anunciada por el Gobierno, cuando ya existía un documento de análisis y de propuestas de actuación desde 2018, tampoco por poner un ejemplo más, se ha iniciado el proceso de transposición de las cuatro Directivas en materias de residuos. 

Por todo ello, el Grupo Parlamentario Popular, presenta la siguiente

PROPOSICIÓN NO DE LEY:

“El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a 

  1. Aprobar, definitivamente y en colaboración con Comunidades Autónomas y los Municipios, una Estrategia Española sobre Economía Circular que establezca los sectores prioritarios de actividad y las líneas principales de actuación, metas, plazos y la participación de las distintas administraciones, y el papel activo que han de tener las empresas y la sociedad civil. 
  2. La puesta en marcha de una “Agenda Verde para una Economía Inteligente”, que avance en las posibilidades que ofrece Pacto Verde Europeo, como palanca para reactivar la economía y salir de la crisis. Una Agenda para recuperar los sectores económicos que más se están viendo afectados por la crisis y que promueva la definitiva implantación de una Economía Circular competitiva en nuestro país. Poniendo en marcha planes de acción, medidas de estímulo fiscal, inversión publico-privada, incorporando sectores estratégicos como la Formación, el sector Agroalimentario, la Construcción, la Industria, los Bienes de Consumo, el Turismo o la Gestion de los Residuos entre otros, todo en el marco de recién presentado The European Green Deal y las líneas de financiación europeas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario